fbpx

Doctora, póngame una dieta para perder peso

Doctora, póngame una dieta para perder peso

Doctora, póngame una dieta para perder peso

Ha llegado el verano y con él, el temido momento de tener que ir a la playa o la piscina y de exponernos al sol. No es algo obligado, pero ¿a quien no le gusta pasear en la orilla o disfrutar del agua fresca y sobrellevar el calor más livianamente?

doctora una dieta Más allá de la excusa estival, que sin duda tiene peso en nuestra actitud, la frase:” doctora, póngame una dieta”, comienza a ser un tópico cada vez más extendido en mi consulta a lo largo de todo el año.

En verano, porque queremos liberarnos del peso acumulado durante los meses más fríos y en los que vamos más tapados, pero el resto del año también lo demandamos, conscientes de la relevancia que implican sobrepeso y obesidad en el empeoramiento de nuestra calidad de vida y la aparición de complicaciones derivadas de estas condiciones. A nadie se le escapa, y así lo ha denominado la Comisión Europea, que la obesidad es una enfermedad crónica y no un mero factor de riesgo que predispone a otras enfermedades como la diabetes tipo 2. La obesidad es más que “estar gordo” y mucho más que “tener un peso no recomendado para mi altura y condición”.

Más allá de tener más o menos barriga y del tema estético, somos conscientes de que no es beneficiosa, y que “antes de que se nos vaya de las manos”, hay que comenzar a ponerle freno. Nadie se acuesta con un peso adecuado y amanece con obesidad: hay un camino recorrido, que a la inversa debe “desandarse” para llegar al punto de comienzo.

Por ello, cada vez más personas, contactan con profesionales duchos en la materia para abordar este reto tan importante que constituye la pérdida de peso para caminar acompañados: habrá retos menos complejos y complicados, pero en peores plazas habremos toreado.

Muchas personas me comentan: “doctora, póngame una dieta para perder peso”.

Siempre respondo igual: “no me gustan las dietas. Hablemos de pautas de alimentación y de modificación de hábitos”. No soy amiga de organizar la vida a nadie porque no me gusta que me la organicen a mí. Sin embargo, dar consejo y recomendación de cómo mejorar algunas prácticas sin ser agresivo, me han demostrado ser la mejor manera de trabajar en la buena onda. Y ante todo, respetando en todo momento, los gustos y preferencias de la persona.

La palabra dieta tiene connotación negativa.

dieta peso

Lleva adheridas la prohibición, la restricción, la culpabilidad si no se realiza correctamente, el miedo, el fracaso y otras muchas “miserias” sobre las que no quiero ahondar porque quiero transmitir un mensaje positivo, optimista y centrado en la capacidad y el valor de cada persona a poder mejorar aquellas costumbres que posiblemente no sean las mejores pero que pueden modificarse con calma, con cautela y respetando los tiempos y necesidades de cada uno.

No es el profesional el que decide que una persona debe perder peso. Es el paciente quien toma la decisión en firme de hacerlo. Y a nosotros, como profesionales, nos toca estar a su lado y preparados para comenzar cuando llega el momento. Creo firmemente en que el reto de perder peso es posible, lo veo diariamente en consulta: personas que me dicen “yo siempre he sido gord@” y que con mi asesoramiento y apoyo consiguen poco a poco ir mejorando su peso.

Pero el reto no es sólo la pérdida de peso: es conseguir el peso adecuado, mantenerlo y para ello haber adquirido e interiorizado una serie de hábitos que convivan siempre en nuestro día a día. Que la pérdida de peso no sea pan para hoy y hambre para mañana.

No me gusta poner ninguna dieta. Eso no quita que si alguna persona lo precisa así, no me adapte a sus necesidades. Pero sin lugar a dudas, la experiencia me reafirma todos los días que lo más efectivo y real para las personas que quieren perder peso y prevenir problemas de salud es la adaptación y modificación de los hábitos de alimentación, ejercicio físico, horarios de sueño, control de stress, etc. Fármacos aparte, un estilo de vida saludable debe pasar a ser lo más importante e imprescindible a realizar. Cada persona necesita sus propios reajustes, pero siempre debe ser individualizado, y sin olvidar que el trabajo en equipo es sin duda sinónimo de éxito.

Hay momentos en la vida, en que hay que retrotraerse a la época en la que comenzamos a dar nuestros primeros pasos y necesitamos un apoyo para hacerlo. Esto es primordial en salud, y sin ello no se comprende nuestro día a día.

Si este es tu momento, también es el mío. ¡Caminemos juntos en este reto!

No hay comentarios

Publica un comentario