fbpx

Entrevista cruzada Igotz Aranbarri y Juan Revenga

Entrevista nutrición diabetes

Entrevista cruzada Igotz Aranbarri y Juan Revenga

Medicina y nutrición: hablando entre expertos

He realizado esta entrevista cruzada a la que amablemente Juan Revenga se ha prestado. Quedamos en realizarnos 5 preguntas relacionadas con la diabetes cada uno: la atención primaria y la nutrición Esta es la primera de las entrevistas cruzadas que iré publicando en mi blog. Espero que aprendáis y disfrutéis tanto como yo. Empiezo yo:

IGOTZ  ARANBARRI (IA): En su opinión, ¿somos lo que comemos o hay algo más que influye en nuestra salud en general y en la aparición de determinadas enfermedades cardiovasculares?

entrevista nutrición diabetesJUAN REVENGA (JR): He de empezar haciendo una aclaración: la frase “somos lo que comemos” se ha convertido más en un latiguillo clásico al que se le ha despojado radicalmente del contexto y origen, que otra cosa. Se atribuye al antropólogo y filósofo alemán Feuerbach la frase “si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come”. En aquel entonces, a mediados del S. XIX, Feuerbach se refería más a cuestiones de derechos humanos (del acceso de cualquier persona a suficientes alimentos de calidad) que a aspectos nutricionales como habitualmente se le trasladan a la frase.

Una vez aclarado este extremo, la ciencia tiene bien asumido que el desarrollo de la mayor parte de aquellas enfermedades conocidas como “no transmisibles” (ENT’s) intervienen, siempre, factores con diverso origen. Esos factores se pueden agrupar típicamente en dos grandes familias: los que pertenecen a la genética y los pertenecientes a los estilos de vida. La probabilidad de que alguien desarrolle cualquier ENT (cáncer, diabetes, enfermedad cardiovascular) dependerá por tanto de su predisposición genética y con los boletos que compre (o venda) con su estilo de vida para cada una de esas loterías.

JR: Siento por las “dobles preguntas” pero allá va las dos primeras: ¿Crees que el abordaje nutricional es importante en los pacientes con diabetes? Y, una vez sabido ¿crees que en las facultades de medicina se dedica suficiente tiempo al conocimiento de la nutrición como ciencia?

entrevista nutrición diabetesIA: El abordaje nutricional es imprescindible en los pacientes con diabetes. Es más, no se puede comprender una atención holística e integral de estas personas sin que la pauta nutricional adaptada a esta condición esté presente y se reajuste de manera continuada durante la evolución del paciente. En la facultad de Medicina no se dedica el tiempo suficiente al conocimiento y estudio de la nutrición, y esto, desde mi punto de vista es un error, porque este insuficiente conocimiento de la nutrición se arrastra durante años, aún y sabiendo que la nutrición es la base de todo y parte importante de lo que se entiende por salud. Acabamos siendo médicos con muy escaso conocimiento de la nutrición.

IA: En el contexto de pacientes con sobrepeso/obesidad, ¿es conveniente diseñar una dieta o eso es “pan para hoy y hambre para mañana”?

JR: “Dieta” es la palabra más desagradable que se podía imaginar Homer Simpson. En una de sus sueños se horripila, con un cartel en el que ponía “muere” (del inglés, “die”); sin embargo, cuando una ráfaga de viento mueve las ramas de un árbol que tapaban en cierta medida dicho cartel, se lee su verdadero mensaje “dieta” (del inglés, “diet”); y esa es, entonces, su verdadera pesadilla.

Además de la poca (por no decir, nula) inclinación que tenemos para “hacer dieta” tal y como le sucede a Homer, el caso es que con los datos que nos ofrece la ciencia a través de la experiencia, se ha contrastado que lejos de ayudar a perder peso, el hecho de “hacer dieta” supone más un factor de riesgo para aumentar de peso que para perderlo.

Así pues, de “dieta” nada de nada.

JR: Me decía hace cierto tiempo un buen amigo (y un insigne endocrino de Zaragoza a la vez) que entre el colectivo de endocrinos ellos mismos se segregan en cierto sentido, y menosprecian a aquellos que hablan de nutrición a sus pacientes. A estos los llaman con condescendencia “los cocinillas”. ¿Tienes la impresión de que esto suceda también en el caso de los profesionales con la especialidad de atención primaria?

 IA: Desconozco de manera directa si a los facultativos especializados en Medicina Familiar y Comunitaria y que creemos en el valor añadido de complementar nuestra praxis con recomendaciones nutricionales, se nos critica por realizar esta labor en consulta. Lo que sí me consta es que hay muchos compañeros que consideran que esto no compete al médico sino más a la Enfermería, hecho que no comparto en absoluto.

Personalmente, me han recriminado “perder tiempo” en consulta hablando de nutrición a pacientes con obesidad y diabetes tipo 2, con la justificación de que no es competencia mía. Como médico y como educadora en diabetes, lo considero un craso error.

entrevista nutrición diabetesIA: ¿Cuál es la pauta de alimentación que más frecuentemente seguimos en España?, ¿Seguimos la Dieta Mediterránea o es un mito?,

 ¿habría motivos para desaconsejarla o por el contrario debemos seguir recomendándola en nuestras consultas?
JR: España sigue un patrón de alimentación occidentalizado similar al que se sigue en cualquier otro país de su entorno o nivel. Decir que aquí se sigue la dieta mediterránea es una falacia del tamaño de la catedral de Santiago de Compostela.
Es cierto que se nos llena la boca recomendando a la población la dieta mediterránea con el fin de mejorar su alimentación. Sin embargo, pasamos por alto algo muy importante: uno no puede elegir (salvo haciendo un considerable esfuerzo) dicho patrón dietético, sino que, más bien, es ese patrón el que elije a sus seguidores. Y el momento en el que lo podía hacer era a mediados de S XX en los países de la

 cuenca mediterránea, un tiempo, y sobre todo unas circunstancias, del que nos hemos alejado de forma considerable.

JR: : ¿Cuál es a tu juicio el principal obstáculo para hacer una adecuada educación nutricional en atención primaria?

IA: El tiempo y la falta de formación. Nuestras consultas son de corta duración (como máximo 10 minutos) y no se contempla abordar la educación nutricional porque a pesar de que la prevención es un pilar muy importante que se debería abordar en Atención Primaria, debemos estar para la atención de problemas más clínicos o que sean demanda para el paciente.

Como no hay tiempo para ello, no se plantea una formación actualizada y de calidad, y la educación nutricional queda relegada a un plano totalmente inferior y de poco valor.

IA: En el contexto de pacientes con sobrepeso/obesidad, hay en boga muchas “dietas” que parecen aportar resultados interesantes en cuanto a pérdida de peso (dieta cetogénica, etc): ¿qué opinión le merecen estas dietas?
J.R: La peor. Tengamos en cuenta que la industria del adelgazamiento (y por tanto de las dietas) es el único negocio rentable con una tasa de fracaso del 98%. La frase, que es de la Eating disorder Foundation, pone de relieve que cualquiera dieta que se considere, más en especial si están “de moda” y van precedidas de su correspondiente hashtag en redes sociales, esta diseñada para hacer negocio con una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos de nuestro entorno: adelgazar.
Así que solo puedo insistir, cualquiera de esas dietas no se propone como herramienta adelgazante y saludable, sino como un negocio o reclamo. Y me refiero a todas las dietas. Todas.

JR: El conocimiento de ciertos diagnósticos, a muchos pacientes, les cambia la forma de ver la vida e incluso la propia vida, un ejemplo claro es el del “cáncer” ¿crees que sucede lo mismo en el caso de la diabetes
tipo 2?

IA: El impacto que sufren las personas cuando les explicamos el diagnostico de diabetes tipo 2 suele ser de poca intensidad y de corta duración.
Aunque no se puede generalizar, el hecho de que la diabetes tipo 2 sea una enfermedad crónica pero que no duele ni molesta, no favorece una valoración objetiva de la envergadura de esta patología.

Al oír diabetes, muchos pacientes preguntan por la “dieta” y otra serie de mitos relacionados con el estilo de vida. Para ellos, diabetes es sinónimo de no disfrutar de la comida y de vivir condicionado. En mi experiencia, no son equiparables.

IA: La evidencia científica ha demostrado el gran impacto de la genética en el desarrollo de patologías como la obesidad y la diabetes tipo 2, entre otras. En su experiencia, ¿estudiar genéticamente a cada persona para prevenir el desarrollo de estas enfermedades es de utilidad?
JR: La ciencia de hoy en día pone a nuestra disposición una serie de herramientas que hace apenas unas décadas hubieran supuesto el mejor de los argumentos de la ciencia ficción. Este tipo de pruebas son de gran utilidad, muy en especial en aquellas personas que, en base a su historial familiar, han contrastado una predisposición genética importante hacia cualquiera de las enfermedades no transmisibles.

IA: Desde una perspectiva estadística que asusta y/o incomoda más a los pacientes,  decirles que tienen el colesterol alto o  decirles que están en una situación de prediabetes?

JR: Posiblemente, el tema del colesterol puede resultar más incómodo, porque muchas veces el riesgo cardiovascular del paciente aconseja la prescripción de tratamiento farmacológico y no farmacológico que incluye una alimentación y una pauta de ejercicio físico adaptadas a esta situación.

Pero, lo que realmente y tristemente veo en consulta, es que si no hay tratamiento farmacológico de por medio, nada incomoda a los pacientes.

Lo que no se ve, no existe. Ahí está nuestra lucha: en concienciar del peligro que acarrean todas estos factores de riesgo cardiovascular.

No hay comentarios

Publica un comentario