fbpx

ICTUS Y DIABETES MELLITUS: ¿TIENEN ALGUNA RELACIÓN ENTRE ELLAS?

ICTUS Y DIABETES MELLITUS: ¿TIENEN ALGUNA RELACIÓN ENTRE ELLAS?

ICTUS Y DIABETES MELLITUS: ¿TIENEN ALGUNA RELACIÓN ENTRE ELLAS?

En medicina, se define como “Enfermedad cerebrovascular” (ECV), todo trastorno en el que un área del cerebro se afecta de manera pasajera (transitoria) o permanente por una isquemia (falta de irrigación sanguínea) o hemorragia, por afectación de uno o varios vasos sanguíneos.

Este concepto, tan teórico, se convierte en más comprensible al hablar de ictus o ACV en el caso de ser por isquemia, o por “derrame” o hemorragia cerebral cuando hay rotura de un vaso sanguíneo.

Se trata un grave problema de salud mundial: es la primera causa de discapacidad en el adulto, la segunda causa de demencia y la tercera causa de mortalidad.

En el ámbito de la diabetes mellitus, la enfermedad cerebrovascular constituye una complicación macrovascular (afectación de grandes vasos), junto con la cardiopatía isquémica y la arteriopatía periférica.

Como imagináis, las personas con diabetes tienen mayor riesgo de sufrir un evento cerebrovascular si lo comparamos con personas que no tienen diabetes: las razones son múltiples y diversas, pero para resumirlo, diremos, que la diabetes es sinónimo de afectación del sistema vascular, por efecto de la hiperglucemia, pero también porque muchas personas con diabetes asocian otras enfermedades (sobrepeso, obesidad) y factores de riesgo cardiovascular (hipertensión arterial, dislipemia, abuso de tabaco, etc.) que repercuten negativamente en el mantenimiento de un sistema cardiovascular sano.

Por tanto, siendo conscientes de que el riesgo existe para todos, las personas con diabetes tienen mayor riesgo de sufrir un evento cerebrovascular y de que éste sea más complejo y depare más consecuencias graves empeorando el pronóstico vital.

Para hacernos una idea más realista:

  • La incidencia (casos nuevos) de ictus, es de dos a cuatro veces mayor en las personas con diabetes frente a las que no tienen diabetes.
  • El riesgo relativo de ictus en personas con diabetes es mayor en mujeres, y más acentuado en el rango de edad de 40-60 años.
  • El antecedente de diabetes se ha relacionado con un peor pronóstico en los pacientes que sufren un ictus, y con un mayor riesgo de recurrencia tras él.

Ninguna broma ante este panorama.

En nuestra práctica clínica no es nada infrecuente además, encontrarnos con pacientes que sufren un ictus y durante el período de hospitalización, confirmar que esa persona tenía una diabetes mellitus sin diagnosticar en el contexto de convivencia con otros factores de riesgo cardiovascular.

Pero, no nos vamos a poner en plan catastrofista. ¡Podemos poner freno a esto!

Lo primordial, como bien sabéis, es la prevención de eventos cardiovasculares y otras complicaciones que finalmente deterioran la calidad de vida.

Y esto, a pesar de que pueda parecernos complejo, ¡es posible! si tenemos en cuenta que un buen control de la glucemia es prioritario, pero que debemos controlar a rajatabla las cifras de tensión arterial, mantener a raya el colesterol (sobre todo el LDL), erradicamos nuestros hábitos tóxicos (principalmente tabaco pero sin olvidar el alcohol) y si no olvidamos que más allá de lo puramente estético, el sobrepeso y la obesidad son fatales compañeras de nuestro viaje vital con diabetes.

Nuevamente recordar la importancia del tratamiento no farmacológico (estilo de vida saludable) y del tratamiento farmacológico (análogos de GLP1 tanto orales como inyectables, con especial valor en la prevención de la complicación cerebrovascular, y también los inhibidores de SGLT2). Me consta que os suenan a chino, pero id aprendiendo estos nombres, para que podáis consultar con nosotros sobre ellos y aclarar dudas ya que son el presente en diabetes y son imprescindibles en el ámbito farmacológico de la diabetes en la actualidad.

Y por supuesto, no olvidemos nadie que el trabajo en equipo (paciente – profesionales), la educación terapéutica continuada y un abordaje personalizado son pilares que debemos tener presentes todos. Sólo así evitaremos complicaciones y viviremos plenamente con diabetes.  ¡Tendámonos la mano para el camino!         

Referencias bibliográficas

  • Enfermedad cardiovascular y manejo del riesgo CV. Diabetes Care 2022; 45 (Suplemento_1): S144–S174
  • Viigimaa M, Sachinidis A, Toumpourleka M, Koutsampasopoulos K, Alliksoo S, Titm T. Macrovascular Complications of Type 2 Diabetes Mellitus. Curr Vasc Pharmacol. 2020;18(2):110-116.
  • García Soidán, J. Guía de diabetes tipo 2 para clínicos: Recomendaciones de la redGDPS. 2018
  • Sander, K. Sander, H. Poppert. Review: Stroke in type 2 diabetes. Br J Diabetes Vasc Dis., 8 (2008), pp. 222-229

 

 

No hay comentarios

Publica un comentario