fbpx

Riesgo Cardiovascular

Riesgo Cardiovascular

Riesgo Cardiovascular. Diabetes. Doctora Aranbarri.

Consideración del riesgo cardiovascular

Si, l@s médic@s somos mucho de hablar de este concepto, y no explicarlo demasiado bien, además.  El riesgo cardiovascular es un concepto que hace referencia a la probabilidad que tenemos de sufrir una enfermedad cardiovascular (cardiopatía isquémica – infarto, enfermedad cerebrovascular- ictus, etc..) en un determinado plazo de tiempo (habitualmente 10 años).

Para su cálculo existen diferentes fórmulas que lo calculan teniendo en cuenta diversos parámetros, eso sí, éstos habitualmente se relacionan con la presencia o no de diabetes, con valores de cifras de tensión arterial, valores de cifras de colesterol y la existencia de hábito tabáquico o no, además de la edad y el sexo del paciente.

El cálculo del riesgo cardiovascular nos sirve para hacer una valoración personalizada de cada uno y adaptar los tratamientos a cada paciente. Cuanto mayor sea el riesgo, más habrá que prevenir que no se desarrolle ninguna enfermedad cardiovascular, y esto implica, incidir en un mejor control de los factores de riesgo cardiovascular que hemos mencionado antes (prediabetes/ diabetes, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, sobrepeso/obesidad, tabaquismo, etc).

En nuestro entorno, es bastante frecuente, encontrarnos con personas que tienen uno o más factores de riesgo cardiovascular.

De hecho, es cada vez más frecuente encontrarnos con personas que sufren un “síndrome metabólico” caracterizado por la presencia de grasa acumulada en el abdomen (con el consecuente aumento de perímetro abdominal), hipertensión arterial, cifras elevadas de triglicéridos y bajas de colesterol “bueno” (c-HDL) y cifras elevadas de glucosa (> 100 mg/dl) por la presencia de una resistencia insulínica.

riesgo cardiovascular diabetesEsto es, un conjunto de problemas indoloros que de manera silente van dañando nuestro sistema cardiovascular. Y os preguntareis: Si esta es tu situación hay muchas cosas que se pueden hacer

Mejor acompañado

  • Lo primero es ponerse en manos de un experto que nos pueda valorar adecuadamente para poder plantear un abordaje personalizado. Cuando hablamos de riesgo cardiovascular y de síndrome metabólico, no debemos olvidar, que no hay uno igual a otro: siempre se debe individualizar. Actuar sobre factores modificables
  • En segundo lugar, debemos incidir en los hábitos y estilo de vida: la nutrición, el ejercicio físico, el tabaco, la ingesta de alcohol, los hábitos de sueño … son condicionantes con mucho peso en el desarrollo de los factores de riesgo de los que hablábamos. Si éstos son mejorables, esto repercutirá positivamente en la reducción del riesgo cardiovascular. Seguir la pautas personalizadas
  • En tercer lugar, la adecuación de tratamientos farmacológicos, debe realizarse siempre teniendo en consideración las características de cada persona, sin olvidar que la genética de cada uno nos caracteriza y también que según los genes, podemos responder mejor a unas medidas y a unos fármacos que a otros.

El ser humano no es sólo lo visible, sino también lo invisible. Los factores de riesgo cardiovascular y su control son condicionantes modulables o modificables y esto, sin lugar a dudas, modificará nuestro riesgo cardiovascular y nuestra calidad de vida. Si tu riesgo cardiovascular es elevado o muy elevado, o si en los últimos años ha empeorado, sin duda te resultará muy beneficioso poner freno y cambiar la dirección que ha tomado.

Es posible y muchas personas ya lo han conseguido. Y sí, sé lo que estás pensando: ¿es este mi momento o espero?, ¿espero a que suceda algún evento cardiovascular grave o pido apoyo ahora? Es tu momento. Tú decides porque tú eres el protagonista. Tu salud está en juego.

Yo puedo ayudarte si es tu decisión. Lo más difícil es empezar, pero es lo primero ¡Adelante!

No hay comentarios

Publica un comentario